Lecciones de storytelling que aprendes viendo 'Stranger Things'
15950
post-template-default,single,single-post,postid-15950,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.1,vc_responsive
Lecciones de storytelling que aprendes viendo Stranger Things

Lecciones de storytelling que aprendes viendo ‘Strangers Things’

‘Stranger Things’ se ha convertido en el  fenómeno televisivo de este año y ha conquistado a público de todas las edades, pero en especial  ha dado en la diana de toda una generación: la de los 80.

Y como nunca llueve a gusto de todos, también tiene muchos detractores que critican que todo suena, que todo te recuerda a algo, que los guiones son un juego de niños y que no ofrece nada nuevo. Y justo en ese punto reside su virtud porque  Stranger Things no pretende ser otra cosa que nostalgia en estado puro. Nostalgia ‘empaquetada’ en una serie de ciencia ficción estupenda.

En 8 capítulos cuenta una historia que atrapa a espectador, crea una atmósfera mágica repleta de objetos, acciones y sonidos familiares. Te hace viajar al pasado, a la infancia, esa época feliz que nunca volverá y que tan diferente es de la que vivimos hoy en día.

¿Sus armas? Recrear diálogos, situaciones, imágenes, canciones, el vestuario, la decoración…una estética y atmósfera que te lleva al pasado. La realización y los filtros de cámara le dan un aire retro a toda la serie, es un viaje en el tiempo. Y combina con maestría todos los elementos que componen una historia audiovisual con un solo fin: hacerte sentir.

Lecciones de storytelling

 

Y es ahí es donde llegamos al storytelling, el arte de contar una historia y emocionar al consumidor, porque no olvidemos que Netflix es un canal de suscripción, vende series como otros negocios ofrecen servicios de catering o venden zapatos.

Netflix ha utilizado el storytelling como lo que es, una potente herramienta de marketing para vender. Y lo ha hecho siguiendo las siguientes claves que se convierten en verdaderas lecciones de storytelling.

Su historia conecta con la audiencia

Todas las referencias culturales y musicales tienen un objetivo claro: todos los niños y jóvenes de los 80.

Llega a ellos a través de cuatro tramas en las que se identifican jóvenes y mayores: La aventura de los niños, el primer amor de los adolescentes y los padres y adultos de mediana edad que luchan contra sus temores, fracasos y miedos.

Utiliza todos los sentidos

‘Stranger Things’ es el ejemplo perfecto de contar una historia y emocionar a través de varios sentidos.

El principal es el visual, la vista. Las referencias al cine de la época, sobre todo a la obra de Steven Spilberg y a las películas basadas en los libros de Stephen King están muy claras. Durante todos los capítulos identificamos guiños a películas y recordamos escenas que nos resultan familiares. Momentos míticos de‘ Alien’,  ‘E.T’, ‘ Encuentros en la tercera fase’ y ‘ Los goonies’, entre otras. Unos paralelismos más que evidentes, que se recogen en este vídeo.

 

Pero no solo se recrean escenas, se construye un universo a medida de los recuerdos que tenemos de aquella época. Del papel pintado con el que se decoraban las casas, el teléfono fijo con cable que se usaba, los posters de todo tipo que se colgaban con chinquetas en la pared, y sobre todo de las películas que veíamos y que marcaron a toda una generación.

 

¿Y qué me decís del cartel? ¿ Y de la tipografía?

 

stranger-things-0014Diseño sin título (1)
 

Otra gran baza que utiliza es la música. Su banda sonora con canciones de los 70 y 80 hace las delicias de lo que ahora podríamos llamar los ‘Ochentelials’. La banda sonora combina los temas electrónicos originales creados especialmente para la serie con temas de grupos muy conocidos. Como tema estrella la canción de los Clash: “ Should I stay or should I go”, que suena en un aparato de música de la época. Era impensable ser joven y no tener un transistor con doble pletina en tu cuarto.

 

 

‘Stranger Things’ recrea sensaciones que te resultan familiares. A través del olfato, el tacto y el gusto también se recibe mucha información, que se convierte en recuerdos sensoriales. Y los guionistas de la serie tiran de ellos para que ‘viajemos’ hasta esos momentos. ¿Quién no recuerda poner una cinta de casete una y otra vez a un volumen altísimo? ¿O irte con tus amigos a vivir aventuras?  Pasar horas entretenido con un  juego de mesa, la hora de llegada que te marcaban tus padres, leer comics…

La historia emociona, toca la fibra sensible

Mientras crecemos, forjamos nuestra personalidad y son las historias que nos suceden en la niñez, adolescencia y la juventud las que nos marcan. A través de los  personajes, que están en esa franja de edad, se crea el vinculo emocional con la audiencia.

Es imposible resistirse a la historia de un grupo de amigos inseparables, que son los ‘nerds’ en su colegio, y que sueñan con vivir aventuras. No son perfectos, pero su amistad es inquebrantable y cuando uno desaparece, todos salen en su búsqueda. Sus conversaciones infantiles, sus sueños y ocurrencias a ratos te hacen sonreír y otras te enternecen.

Tampoco puedes ser ajeno al dolor de una madre que no sabe dónde está su hijo y para encontrarlo hará todo lo posible y lo imposible. Te identificas con las dudas de un amor adolescente y , como no, te rebelas con la injusticia con el más débil: una niña que tiene poderes paranormales.

Diseño sin título (2)

Trata de temas universales

Al hilo del punto anterior, esta serie trata de temas universales con los que todos nos sentimos identificados. Temas que son compartidos en diferentes culturas, épocas y que han sido transmitidas a través de historias a lo largo de toda la historia de la humanidad.

La amistad, el bien y el mal, la búsqueda del amor, el descenso a los infiernos, la muerte, el amor de una madre… son solo algunos de los temas que incluye la historia.

Engancha desde el principio… hasta el final

Stranger Things’ tiene un comienzo brutal, una escena al más estilo de suspense de Stephen King, que literalmente te deja pegado al sofá. Te sitúa en Indiana en 1983, en un laboratorio y de ahí pasa a una casa familiar donde unos niños juegan a un juego de mesa donde luchan contra un monstruo. Te mantiene en vilo hasta que desaparece uno de los niños tras una secuencia de suspense, miedo y angustia. Ya te ha atrapado. Necesitas saber qué ha pasado.

Solo hace falta ver sus primeros ocho minutos para engancharte. ¿ Quieres comprobarlo?

 

Lo mismo pasa con el final, es un final agridulce porque no todas las tramas acaban bien, pero la última escena del niño frente al espejo ( no la explico para no hacer spoiler) consigue que quieras más, te deja huérfano de una historia que no quieres que acabe ahí. Ya estás esperando que la serie continúe y haya una segunda temporada.

Eso por no hablar, de nuevo, del imaginario común de las pelis de esa época, muchas cintas de los 80 acababan así… con una especie de ‘continuará’ que durante años fue la marca de las pelis de suspense.

Tiene planteamiento, nudo y desenlace

Toda historia tiene que tener un inicio, un nudo y un desenlace. Es la estructura básica de toda novela o guión. Tiene que ser como la vida misma, donde se generan conflictos, pasan cosas y se resuelven, unas veces de forma positiva y otras de forma negativa.

Hay una presentación de personajes, nos sitúa en una fecha, un lugar y un contexto, pasamos al nudo ( un niño desaparece, una niña aparece en un bosque) y llegamos al desenlace de la historia. Y todo ello con la figura del héroe y el villano, el protagonista y el antagonista, que ejemplifican la eterna lucha entre el bien y el mal.

A todos estos puntos se les suman mil y un detalles que la hacen mágica, es una historia  para recordar y con una moraleja final: el amor y la amistad todo lo pueden. Cuando acabas de verla, quieres más y piensas:” Qué series tan buenas hace Netflix. Voy a ver qué más series ha producido”.  Marketing puro y duro a través del storytelling.

Si además de entretenerte, aprendes grandes lecciones de storytelling ¿Qué mas se puede pedir? ¿Vosotros qué opináis? ¿ Ya la habéis visto?

 

 

 

7 Comments
  • Laura Garrido
    Posted at 13:15h, 14 Septiembre

    No he visto la serie todavía, aunque en tareas pendientes y me ha encantado el post!!! Felicidades y gracias por compartir algo tan de actualidad.
    Gran trabajo.

    • Arancha Esteban
      Posted at 13:25h, 14 Septiembre

      Muchas gracias Laura. Si aún no la has visto, te habré dejado con las ganas, jaja… he sido buena y no he hecho spoiler. Merece la pena verla sobre todo si eres del grupo de los nostálgicos. Gracias a ti por leerme y dejar un comentario.

  • Javier Balcázar
    Posted at 13:12h, 15 Septiembre

    Enhorabuena por el post Arancha. Me ha gustado mucho la forma de plantear el Storytelling con los ejemplos de Stranger Things. Tengo pendiente ponerme a verla y con esto dan ganas de ponerse un capítulo ya jeje

    • Arancha Esteban
      Posted at 19:56h, 18 Septiembre

      Muchas gracias Javier. Me alegro que te haya gustado. Quizá a priori el storytelling parece más relacionado con historias de corta duración para impactar al consumidor. Pero las series de hoy en día de los canales de pago también lo son, las claves son las mismas en ambos casos y el objetivo también: vender. Ponte a verla ya, no te arrepentirás. Un fuerte abrazo.

  • Ricardo Martínez
    Posted at 17:58h, 02 Octubre

    Estuvo muy bueno Arancha, muy buenas analogías, hace tiempo también usé una serie de TV para relacionarla con el social media. Te invito a que leas mi post y me digas qué opinas. ¡Un abrazo!

  • hechizos de amor
    Posted at 00:11h, 11 Octubre

    hacia ya un tiempo que no salia una buena serie del genero, realmente me gusta y veo que trae excelentes sorpresas, no podre despegarme de mi televisor, buen post. saludos

    • Arancha Esteban
      Posted at 20:17h, 12 Octubre

      Muchas gracias! A mí me pasó lo mismo. Esperemos que haya más series así. Un saludo